20 febrero, 2007

Diario de un Maquis (V)

Continuación de "Diario de un Maquis"

Días 7 y 8 de Octubre de 1944

Días 9, 10 y 11 de Octubre de 1944

Días 12, 13 y 14 de Octubre de 1944

Días 15, 16, 17 y 18 de Octubre de 1944

Día 19. 6 de la mañana. Seguimos hasta ver el acantonamiento que
tenia la segunda y salimos seis para ver si encontramos algo de comer. Pasamos varias horas y el ganado nada. Por fin encontramos una yegua con su cría y nos la llevamos. Vemos a un campesino que nos informa y pruebo un bocado de pan que me ha sabido muy bueno, después que no lo tenia desde el día 6. A la vuelta nos encontramos con dos del pueblo próximo que vienen con nosotros y nos informan. Por fin comemos carne asada sin sal ni nada que le acompañe, y poniendo un poco en el macuto seguimos en marcha para atravesar el río, guiados por los paisanos lo atravesamos y llegamos a una (siguen varias palabras ilegibles); con tres nuevas deserciones en la Compañía y el enlace de la Brigada.


Día 20. Nos ponemos en marcha hasta una casa situada a unos dos kilómetros. Yo voy con una debilidad de piernas enorme, pero los ánimos son buenos. Cuando llegamos al poco tiempo traen una oveja y un poco mas tarde cuatro mas, que se matan y todos comen a saciarse. Empiezan otra vez los malos ánimos.


Día 21. El día es lluvioso y malo. Yo me pongo a hacer una comida (los corrillos siguen). Al mediodía nos damos cuenca de la desaparición de once, se siguen sus pasos hasta el río: "deserción”. La misma tarde hay dos que lo dicen abiertamente, los ánimos se exaltan y hay muchos que vacilan.


Día 22. La borrasca se aproxima, pues todos discuten. Yo intervengo para animar y me tratan de suicida. Habla Soler, Capitán de Información y se queda de acuerdo para salir al otro día. Sale para informarse Soler y dos mas y a ver si traen algo. A las dos horas vuelven los dos y dicen que Soler ha caído muerto (se ha perdido un gran antifascista). La gente arrecia y no se habla de otra cosa que de volver a Francia, y así lo acuerdan, a pesar que unos cuantos nos pongamos en contra. iSomos tan pocos!.

1 comentario:

Alvaro dijo...

La verdad es que se me pone la piel de gallina al imaginarme la vida de esta gente. Gracias por recordarlo.

Un saludo