24 junio, 2008

Los Hermanos Quero

Son poco conocidas las andanzas de los hermanos Quero dentro de lo que se denomina, guerrilla urbana antifranquista.
Encontraremos algunos [pocos] artículos en Internet, también extractos recogidos de distintos medios en la Biblioteca Social “Hermanos Quero” [http://www.bsquero.net/], así como un libro descatalogado y editado por el mismo autor, llamado: Consecuencias de la Tragedia Española 1936-1939....Y Los Hermanos Quero [1978] de Nicolás Manzanares Artés, el cual, coincidió con dos de los hermanos en la prisión de “La Campana”.
Ahora, gracias a la aparición del libro: La oposición al Franquismo en Andalucía Oriental, de Hartmut Heine y José Mª Azuaga, encontramos otro pasaje mas donde poder consultar.

En el Albaicín Granadino hubo represión durante el Franquismo inicial, y la familia Quero también la sufrió. Dos de los Hijos, Antonio Benito y José terminaron en la prisión de “La Campana”, después de acabada la guerra al haber luchado del lado republicano. Aun teniendo penas menores, decidieron evadirse, lo cual marcó el futuro de los demás integrantes de la familia, al ser continuamente presionados y humillados. Francisco, que había pasado un tiempo en la cárcel, se convirtió en huido para evitar ser nuevamente detenido. Pedro, siguió el mismo camino por las mismas circunstancias. En el inicio se encuadraron en la partida formada por Juan Francisco Medina García "Capitán Yatero", que al igual que los Quero, era de la CNT. Pero pronto se independizaron, y junto con Antonio Velázquez Murillo "Antonio el de Güejar", Baldomero de las Torres Torres "El Mecánico", Antonio Morales Rodríguez "El Palomino" y Modesto Delgado Hidalgo "Modestico", formaron su propio grupo.

La Guardia Civil recibe información de una reunión de guerrilleros en una cueva del Sacromonte, y una vez completado el cerco [según algunas fuentes], el dueño de la cueva sale para entregarse y cae abatido, y en el intento de entrada a la cueva, muere el sargento de la Guardia Civil que portaba una metralleta, y con está, los atacados se defendieron matando a otro Guardia e hiriendo gravemente a otros dos. Dentro de la cueva se encontraban, Un guerrillero apodado “Matías”, Antonio Benito Quero, la hija del dueño de la cueva y la nieta del mismo.
Según la Guardia Civil, cinco bandoleros murieron dentro de la cueva, y yo me pregunto: ¿la hija y nieta también?. Nicolás Manzanares en su libro dice que solo murió el dueño, y los demás huyeron, lo cierto es que Antonio Benito Quero reaparece tiempo después en otras acciones, por lo que es de suponer que los represores maquillaron la acción al tener tantas bajas.

El día 6 de noviembre de 1944, José y Francisco Quero, junto con Antonio Morales "El Palomino", se presentaron en Granada en el despacho de un propietario de un almacén, para dar un golpe económico. No lo encontraron y al irse por la escalera, el hijo del propietario sacó una pistola del cajón y disparó sobre José Quero, por la espalda, matándole en el acto.

Después de varias acciones por parte de los Quero y su partida, y en cercos donde pierden a varios de sus integrantes, otro nuevo cerco al ser localizada la casa donde se encontraban en ese momento dio lugar al tiroteo donde resultaron heridos Francisco y Pedro Quero, así como cinco policías. Los hermanos fueron a esconderse a una cueva del Sacromonte, pero el enlace que los llevó fue detenido y se supo donde estaban. Se produce nuevamente un tiroteo, pero dentro estaba solamente Pedro, el cual se defiende con valor hiriendo a tres guardias civiles y un policía armada que fallecería en el hospital. Al no poder reducirle, colocan explosivos, pero Pedro se suicida dentro.

El día 30 de marzo de 1946 la Guardia Civil y la Policía Armada persiguieron por las calles de Granada a Francisco Quero y Antonio Morales "El Palomino". Un disparo alcanzó a "El Palomino" matándolo. Francisco Quero, se escondió en una casa conocida, pero lograron identificarla y murió Francisco y un sargento de policía.
En un golpe económico falleció el industrial Indalecio Romero, que se negó a obedecer las indicaciones de los guerrilleros identificados como Antonio Benito Quero y José Mérida "El Catalán". El fallecido era importante dentro del círculo de jerarcas militares y políticos, por lo que la batida fue intensa. Los localizaron junto a otro guerrillero, apodado "Chato Borrego", estaban escondidos en una casa donde la Guardia Civil y la Policía Armada los cercó. "Chato Borrego" se lanza desde el tercer piso con un colchón y muere. José Mérida Robles y Antonio Benito Quero se entregan, pero les dan muerte. La muerte del último de los cuatro hermanos Quero [Antonio Benito], supuestamente obedeció a una traición de dos militantes confederales, Fermín Castillo –los guerrilleros le matarían más tarde en la sierra-, y Miguel Contreras.

16 junio, 2008

"L'affiche rouge"



Un cartel del que se hicieron miles de copias en el año 1944 en Francia por parte de los nazis en el que se puede leer: ¿los libertadores?, ¡La liberación! del ejercito del crimen.
En el cartel se pueden ver las fotografías de algunos componentes del grupo de 23 resistentes del armenio “Manouchian” que fueron fusilados por los nazis.
En el grupo se encontraba un español, Celestino Alfonso [incluido en el cartel], junto a sus compañeros de distintas nacionalidades.
A Celestino Alfonso se le atribuyen 7 acciones armadas contra el invasor alemán. En el juicio, Celestino Alfonso declaró: Considero que todo obrero consciente debe, allá donde esté, defender a su clase.

El grupo lo componian:
Olga Bancic (rumana)
Josef Boczov (rumano)
Georges Cloarec (francés)
Roger Rouxel (francés)
Robert Witchitz (francés)
Rino Della Negra (italiano)
Spartaco Fontano (italiano)
Césare Luccarini (italiano)
Antoine Salvadori (italiano)
Amedeo Usseglio (italiano)
Thomas Elek (húngaro)
Emeric Glasz (húngaro)
Maurice Fingercwajg (polaco)
Jonas Geduldig (polaco)
Léon Goldberg (polaco)
Szlama Grzywacz (polaco)
Stanislas Kubacki (polaco)
Marcel Rayman (polaco)
Willy Szapiro (polaco)
Wolf Wajsbrot (polaco)
Arpen Lavitian (armenio)
Missak Manouchian (armenio)
Celestino Alfonso (español)

Un poema de Louis Aragón en memoria del grupo, mas tarde fue convertido en canción por Leo Ferré.

Vous n'avez réclamé ni gloire ni les larmes
Ni l'orgue ni la prière aux agonisants
Onze ans déjà que cela passe vite onze ans
Vous vous étiez servis simplement de vos armes
La mort n'éblouit pas les yeux des Partisans

Vous aviez vos portraits sur les murs de nos villes
Noirs de barbe et de nuit hirsutes menaçants
L'affiche qui semblait une tache de sang
Parce qu'à prononcer vos noms sont difficiles
Y cherchait un effet de peur sur les passants

Nul ne semblait vous voir Français de préférence
Les gens allaient sans yeux pour vous le jour durant
Mais à l'heure du couvre-feu des doigts errants
Avaient écrit sous vos photos Morts pour la France
Et les mornes matins en étaient différents
Tout avait la couleur uniforme du givre
A la fin février pour vos derniers moments
Et c'est alors que l'un de vous dit calmement
Bonheur à tous Bonheur à ceux qui vont survivre
Je meurs sans haine en moi pour le peuple allemand

Adieu la peine et le plaisir Adieu les roses
Adieu la vie adieu la lumière et le vent
Marie-toi sois heureuse et pense à moi souvent
Toi qui vas demeurer dans la beauté des choses
Quand tout sera fini plus tard en Erivan

Un grand soleil d'hiver éclaire la colline
Que la nature est belle et que le coeur me fend
La justice viendra sur nos pas triomphants
Ma Mélinée ô mon amour mon orpheline
Et je te dis de vivre et d'avoir un enfant

Louis Aragón

10 junio, 2008

Historia de los Maquis - Entre dos fuegos



Entrevista al autor del libro: Historia de los Maquis – Entre dos fuegos.

David Baird es un periodista británico afincado en Frigiliana [Málaga] desde hace bastantes años. Ha sido reportero para diarios como The Times o Daily Express entre otros.

A base de escuchar historias de posguerra en Frigiliana, empezó a interesarse por “Los de la Sierra”, entendiendo que la mejor manera de rescatar el pasado, era recopilar los testimonios de los protagonistas, primero con grabaciones orales, y mas tarde plasmados en este libro.

He leído el libro y se compone de dos partes diferenciadas. La primera parte consiste en un análisis del autor centrándose en las consecuencias de la guerra civil como desencadenante del fenómeno guerrillero. Nos muestra las acciones mas destacadas de la Agrupación Guerrillera Málaga-Granada [Agrupación “Roberto” - José Muñoz Lozano] y los métodos de la guardia civil en su represión. Frigiliana es el punto central del estudio y desarrollo del trabajo de David.

La segunda parte consta de los testimonios transcritos de guerrilleros, represaliados, vecinos de Frigiliana y guardias civiles. Nos damos cuenta con estos testimonios lo complejo que llegó a ser el movimiento guerrillero, donde la politización de sus dirigentes, contrastaba con las distintas formas de los miembros huidos del pueblo para integrarse en la agrupación. Gentes sencillas que se vieron obligadas a huir a la sierra por la represión de la guardia civil. En otras publicaciones ya tuve conocimiento del famoso guardia civil “Cabo Largo”, terror de los vecinos de izquierdas, el cual empujó a muchos por medio de la violencia y las torturas, a echarse al monte si no querían acabar, peor de lo que estaban siendo tratados. La frase del cabo: “Si no te vas mañana a la sierra, te mato”, la podemos leer en varios de los testimonios. En las paginas del libro se puede leer entre líneas unas veces, y abiertamente otras, la posibilidad de que el “Cabo Largo”, estuviera “asociado” con Roberto en tratos económicos y forzaba a la gente a integrarse en las partidas guerrilleras por conveniencia del jefe de la agrupación. Verdad o no, lo cierto es que todo el pueblo, incluidos los propios guardias civiles, acusan al “Cabo Largo” de ser uno de los responsables de la huida forzada al monte de muchos vecinos.

Una de las novedades que desvela el libro, son datos, parece ser hasta ahora inéditos, del trabajo que agentes secretos estadounidenses empezaron a desarrollar con grupos de exiliados y de presos españoles, liberados de los campos de concentración de Vichy en el Norte de África. Españoles comprometidos con la legalidad republicana, dispuestos a volver a su país para encuadrarse en la resistencia de las montañas. El PCE mas tarde cortó esos contactos con los americanos.

Más información en: www.editorialalmuzara.com/

04 junio, 2008

Calle en memoria de la Guerrilla Antifranquista en Utrera [Sevilla]


Su nombre es: “Movimiento Maquis”, y se encuentra cercana a otra llamada “Brigadas Internacionales”.
Denominaciones anecdóticas todavía en pueblos españoles, pero que proporcionan un merecido reconocimiento a quienes lucharon por la libertad. Claro está, que los nombres franquistas de numerosas calles en múltiples pueblos, todavía son mayoría. Esperemos que con la ley de la memoria, poco a poco los nombres de genocidas, golpistas y fascistas, dejen de ocupar un lugar de privilegio en las fachadas de los edificios.